Palabra del Presidente

El Instituto Algar simboliza un largo camino recorrido paso a paso por el Grupo Algar en busca de devolverle a la comunidad todo lo que contribuye en pro de su desarrollo. Entérate sobre la opinión del presidente.

jonh doe

Luiz Alberto Garcia

Presidente del Consejo de Administración del Grupo Algar

“La responsabilidad social es parte de nuestras creencias y por lo tanto es parte del universo del Grupo Algar.

Apoyar proyectos comunitarios, fomentar y apoyar la educación de los niños, respetar el medio ambiente y valorizar a nuestro equipo son posturas tan esenciales para nuestra identidad como la inversión en telecomunicaciones, agroalimentario, entretenimiento y servicios.

En este sentido, el 2002 fue un año en el que el Grupo Algar avanzó en la consolidación de su identidad. Algar dio un paso clave al crear el Instituto Algar, que pasó a coordinar las inversiones sociales de las empresas, dándoles enfoque, coherencia y cohesión. Su objetivo es consolidar la decisión del grupo de invertir en la mejora de la educación de los niños, apoyando a las escuelas públicas y los proyectos que puedan ampliar el acceso de estos estudiantes al conocimiento y a la calidad de vida.

El Instituto Algar refuerza el compromiso del Grupo con la construcción de valores para el futuro. Un futuro mejor para sus asociados y accionistas y para las comunidades que lo reciben. Actualmente, crece cada vez más en todo el mundo la tendencia de que las empresas están asumiendo su responsabilidad social.

Aquí, Algar y sus empresas ya lo sabían y lo practicaban desde hace mucho tiempo y, por eso, estamos invirtiendo en la educación de nuestros hijos. Estamos invirtiendo en el Brasil.”


jonh doe

Eliane Garcia Melgaço

Vicepresidente de Marketing y Sostenibilidad del Grupo Algar

“Para mí, lo que hace que una empresa sea sostenible y no, es la forma como interactúa con los stakeholders, es decir, la calidad de la relación que tiene con sus talentos, con la comunidad, con los proveedores y con el medio ambiente. Por lo tanto, una empresa sostenible depende de la actitud de cada uno de nosotros en su cotidiano y en las relaciones que desarrolla.

Para coordinar y darle el enfoque y la atención a nuestra comunidad y al medio ambiente, hemos creado el Instituto Algar en 2002. Su objetivo es proporcionar directrices y supervisar el desarrollo de todas las acciones sostenibles de Algar, actuando en tres áreas principales: social, ambiental y cultural.

Nuestra actuación educativa se centra en la capacitación de estudiantes y maestros de las escuelas públicas en las ciudades en las que operamos. El Instituto Algar desarrolla programas sociales con el fin de mejorar la calidad de la educación y contribuir al desarrollo humano. También tenemos un Programa de Voluntariado, donde se estimula a los asociados del Grupo Algar a participar en las actividades, presencialmente o a distancia.

Ya en la dimensión cultural, el Instituto Algar es responsable de la gestión de los incentivos fiscales en los niveles municipal, estatal y federal, promoviendo el patrocinio de proyectos. Es importante valorar nuestra cultura y respetar a los agentes culturales de nuestra comunidad. Utilizamos prácticamente el 100% del potencial que el Grupo Algar posee.

En la dimensión ambiental, el Instituto es responsable del Programa Algar Sostenible, movilizando a la gente para la práctica sostenible. Además de promover la capacitación y la concienciación de los asociados, él también consolida las acciones de las empresas, orientando en las prácticas y procesos sostenibles. El objetivo de nuestro programa es la gobernanza climática, siendo que una de nuestras principales actividades es el monitorear y proponer acciones para reducir la emisión de gases de efecto invernadero en nuestras empresas.

Nuestro fundador creía en ella y practicaba la sostenibilidad. Él decía: "Trabajamos para servir a la comunidad." Esta es una visión sostenible. Es una visión que el entorno necesita para crecer en conjunto con la empresa. No podemos tener una empresa próspera, con una comunidad que no crece y no se desarrolla. Por lo tanto, el papel de la empresa es fundamental para contribuir al desarrollo de su entorno, respetando el medio ambiente, proveedores y clientes. Esta es la visión integrada de la sostenibilidad: cuando la empresa considera en su planificación estratégica y en su cotidiano a todas los interesados ​​que van a garantizar la continuidad de la organización”.